Un estudio reveló que la cirugía para la obesidad reduce la diabetes


La cirugía para la obesidad ayuda a tratar una serie de enfermedades, como la diabetes tipo 2, revela el primer estudio británico en gran escala sobre las operaciones para pérdida de peso. Este mostró que, luego de un año, el 50% de los que padecían diabetes antes de la cirugía no evidenciaban signos de la enfermedad y que ese porcentaje se elevaba al 86% a los dos años.
El Registro Nacional de Cirugía Bariátrica (NBSR, por sus siglas en inglés) concluyó que los procedimientos eran seguros y que en promedio los pacientes perdían el 58% del exceso de peso en el primer año posterior a la cirugía. También se observaron mejoras en las enfermedades asociadas.
El costo de la cirugía bariátrica –que incluye bypass gastricos y bandas gastricas– se recupera en el término de tres años, ya que se eliminan los costos asociados a la obesidad, según el NBSR. Esto despertó la polémica sobre los límites que se imponen a este tipo de tratamientos en los sistemas de salud. John Black, presidente del Real Colegio de Cirujanos, dijo que la cirugía bariátrica “tiene sentido tanto desde el punto de vista económico como desde el clínico” y que el Departamento de Salud debería promoverla. “Es un falso ahorro reducir los fondos para este tipo de cirugía”, explicó. “Cualquier ahorro de corto plazo es diminuto comparado con el costo real del tratamiento de los pacientes obesos.” El informe analizó datos de 1.421 operaciones practicadas entre el 1° de abril de 2008 y el 31 de marzo de 2010. De esos pacientes, 379 tenían diabetes tipo 2 antes de la cirugía, mientras que un año después esa cifra había bajado a 188.
Los datos de 86 hospitales mostraron que alrededor de dos tercios de los pacientes con obesidad severa tienen de dos a tres enfermedades asociadas para cuando llegan a la cirugía. Entretanto, un tercio tiene hipertensión, más de un cuarto padece diabetes y casi un quinto tiene alto colesterol.
David Stout, director de la Confederation Primary Care Trust (PCT) Network del servicio nacional de salud británico, dijo que, si bien la cirugía era una parte importante de la lucha contra el aumento de la obesidad y los cirujanos tenían razón en medir su eficacia, “la solución más eficaz desde el punto de vista de los costos es asegurarse de que la gente no llegue a necesitarla.” Un portavoz del Departamento de Salud dijo que la cirugía bariátrica sólo debe ser vista como un último recurso, una vez que se han probado esquemas de adelgazamiento y ejercicio. “Inglaterra tiene uno de los índices de obesidad más altos de Europa. Se necesitan esfuerzos coordinados para solucionar este problema”, señaló.
El portavoz agregó que el gobierno alentaba a la gente a hacer cambios simples, como comer más frutas y verduras, reducir la cantidad de alimentos grasos y realizar más actividad física.
La diabetes es un enfermedad crónica, que no tiene cura pero sí es tratable y controlable, considerada “la epidemia del siglo XXI”. Se caracteriza por la concentración de glucosa en la sangre por encima de los valores normales. Existen dos tipos, 1 y 2, siendo la última la más común: se da en el 90% de los casos, cuando el pancreas genera insulina, pero no es reconocida por las células.