Técnicas quirúrgicas para bajar de peso

El bypass gastrico es la más recomendada. Está indicada a pacientes con alto índice de masa corporal. Las ventajas y contraindicaciones.


Para explicar por qué es importante para la salud bajar de peso, algunos médicos comienzan por definir la palabra "obesidad": es un complejo desorden de salud de origen múltiple. "Ocurre cuando las calorías en forma de nutrientes que ingerimos, son mayores que el gasto necesario para mantener las funciones corporales (metabolismo basal) y la actividad diaria. Es decir, cuando comemos más de lo que gastamos", sintetiza Roberto A. Cerutti, cirujano del Hospital Británico de Buenos Aires.

Con el tiempo, cada vez hay más técnicas quirúrgicas para bajar de peso. "Sin embargo el ASBS (American Society for Bariatric Surgery) define como el procedimiento más seguro, con más años de seguimiento y mejores resultados al bypass gastrico, actualmente realizado por video-laparoscopía", explica Oscar E. Brasesco, Jefe de Cirugía Bariátrica de la Fundación Favaloro y Director del Programa Obesidad y Cirugía Mini Invasiva.

El bypass gastrico es una cirugía "restrictiva y de mala absorción", mediante la técnica quirúrgica se secciona el estómago, dejando un pequeño reservorio gastrico, que limita la cantidad de comida que el paciente puede ingerir. "En el caso del bypass gastrico, se realiza una transección gastrica, es decir, se divide el estómago en dos partes, una pequeña llamada pouch gastrico o bolsita gastrica o nuevo estómago, que es donde llegan los alimentos, y otro sector que es el remanente gastrico. El remanente no se extirpa: queda allí con sus funciones habituales (secreción de jugos gastrico), pero excluido del tránsito alimentario", agrega Brasesco. Luego se secciona el intestino y se lo une al pouch gastrico para darle continuidad al tránsito alimentario. De esta forma se logra que el paciente ingiera menor cantidad de alimentos (tienen saciedad precoz) y además una pequeña cantidad de ellos no se absorben.

Si bien el primer bypass gastrico se realizó en el año 1967, la gran revolución en la cirugía bariátrica fue en Estados Unidos en el año 1993, cuando se realizó el primer bypass gastrico por video-laparoscopía. "Es allí cuando este tipo de cirugía se multiplica en forma exponencial. Esto ocurre porque el 90% de las complicaciones de cualquier tipo de cirugía bariátrica son complicaciones de la herida quirúrgica o las relacionadas a ella", señala Brasesco. Al realizarse la cirugía por laparoscopía desaparecieron el 90% de las complicaciones.

El bypass está indicado a pacientes que tienen más de 40 de índice de masa corporal (se calcula dividiendo el peso por la altura al cuadrado) o en los que tienen entre 35 y 40, con enfermedades asociadas que dependen del exceso de peso. Además, deben demostrar su "incapacidad de controlar la ingesta de alimentos" y expresar el "deseo real de perder peso y aceptar la conducta post quirúrgica", según Cerutti.

Para realizar la operación, los pacientes deben tener una entrevista con el equipo de nutrición y con el de psiquiatría que son, entre otros profesionales, quienes decidirán el acto quirúrgico. Además debe haber intentado previamente con tratamientos serios. Son contraindicaciones absolutas de cirugía las adicciones y el alcoholismo. En el postoperatorio inmediato habrá un proceso de reeducación alimentaria, con una progresión de dieta líquida a semisólida y luego alimentos de consistencia normal. "Es falso que los pacientes comen licuado el resto de su vida. A los 10 días de la operación, el paciente comienza con actividad física en el gimnasio: el objetivo a largo plazo de la cirugía (a largo plazo es a partir del 4to al 6to mes desde la cirugía) es que el paciente tenga una alimentación absolutamente normal", enfatiza Brasesco.

Con la cirugía se logra un descenso del exceso de peso de entre el 80 al 85% (del exceso). Además, el paciente cura o mejora todas las enfermedades asociadas a la obesidad. El objetivo de la cirugía es que pueda tener una vida normal y que desaparezca el riesgo de muerte precoz consecuencia de la obesidad.

En cuanto a los costos, la cirugía sale alrededor de 30 mil pesos. "Ya existen prepagas y obras sociales que cubren la totalidad de la cirugía, como IOMA", dice Brasesco. Y adelanta que está formando una fundación para atender a los pacientes sin cobertura ni medios. Algunos hospitales públicos realizan estos procedimientos, como el Hospital Argerich. El Clínicas y el Vélez Sarfield tienen un programa gratuito de banda gastrica (otra técnica de cirugía bariátrica).