¿Por qué algunos no adelgazan con el ejercicio?


A pesar de lo duro que resulta hacer ejercicio para adelgazar, muchas personas comprueban que su esfuerzo no es recompensado. El problema básico reside en que el ejercicio despierta el hambre y se puede llegar a ingerir más cantidad de comida de lo normal.


Según un estudio estadounidense del Minnesota Heart Survey, más de 45 millones de estadounidenses dicen realizar ejercicio o pertenecer a clubes de salud, llegando a invertir más de diecinueve millones de dólares al año en el pago de estas suscripciones.

Los resultados del estudio aseguraban que el 57% de los encuestados afirmaban realizar ejercicio de forma regular y, sin embargo, las cifras de obesidad en este país han ido en aumento, tal como recoge The Times en su web.

Aunque la realización de ejercicio en general juega un papel importante en la pérdida de peso, tal como afirma Eric Ravussin, presidente del Dpto. de diabetes y metabolismo en la Universidad de Louisiana; muchos estudios reflejan que no es tan importante como nos habían asegurado los expertos.

El problema básico es que, si bien es cierto que el ejercicio quema calorías, el ejercicio tiene otro efecto, y es que puede estimular el hambre. Si nos hace comer más, esto puede conllevar que se nos niegue los beneficios de la pérdida de peso que acabamos de obtener. Quizá el problema resida más en saber controlar el apetito y no tanto en realizar ejercicio.